Informa: Jesús Hurtado

Reconocer nuestras propias emociones y su origen és el camino para poder gestionarlas con éxito. Lo que los entrenadores ven en las pistas solo es la punta de “iceberg” de sus jugadores.

Fallar lanzamientos, conflictos entre jugadores, protestas a los árbitros, nervios o falta de confianza ante los partidos, disconformidades con los momentos o los minutos que juegan, derrotas… La temporada está llena de situaciones donde la gestión de las emociones tiene que optimizarse para asegurar un buen rendimientio. Las emociones positivas, tanto como las negativas, SE CONTAGIAN.

Agradecemos enormemente a Cristina Bodí el trabajo realizado con nuestros entrenadores.
LA GENTE OLVIDA LO QUE DICES, LA GENTE OLVIDA LO QUE HACES, PERO NUNCA OLVIDA COMO LES HACES SENTIR.